Flor nacional de Estados Unidos

Flor nacional de Estados Unidos

La rosa es una flor originaria del territorio de Estados Unidos. De hecho, el primer fósil conocido de esta planta data de, aproximadamente, hace 40 millones de año, y fue descubierto en el estado de Colorado.

En la época de colonización del oeste, durante los siglos XVII, XVIII y XIX, los pioneros que salieron de la costa Este (muchos de ellos desde Nueva York), llevaron consigo rosas y semillas de rosas en sus viajes hacia California; esparciéndolas y dándolas a conocer por buena parte del país.

Así, en el año de 1986, Ronald Reagan, presidente de los Estados Unidos, decretó una ley en donde se nombraba a la rosa como la flor de la nación.

Características y cuidados de la flor nacional de Estados Unidos

¿Cómo plantar rosas?

Estas flores se caracterizan por un largo período de floración y alta resistencia. Curiosamente, a menudo florecen hasta las heladas. Si queremos que disfrutar de rosas saludable y hermosas, debemos preparar cuidadosamente el lugar donde los plantaremos. Para ello, debemos de preparar a fondo el suelo para plantar.

La situación ideal es tratar el suelo unas dos semanas antes de la siembra planificada de la plántula. Antes de colocar la rosa en el suelo, debemos aflojar la cama. Para ello, eliminamos cuidadosamente las malas hierbas. Cavamos un hoyuelo. Vale la pena enriquecer el suelo en el sitio de plantación con humus. También proporcionamos material orgánico, pero siempre debemos de tener en cuenta que las rosas simplemente odian el abono natural fresco.

Después de plantar, el lugar donde las plantas brotarán debe estar aproximadamente a 3 cm por debajo del suelo. Luego, pisamos la tierra alrededor de la planta y la regamos (vale la pena hacer un hueco suave alrededor de la plántula para que el agua no se derrame a los lados durante el próximo riego).

Te puede interesar:   Flor nacional de México

Las rosas plantadas en otoño usualmente se desarrollan más rápido y fácil: desde mediados de octubre hasta mediados de noviembre, justo antes de la primera helada.

Rosas en el jardín: riego y fertilización

No es aconsejable regar con frecuencia. Este es otro punto que no debemos de pasar por alto si deseamos tener rosas en nuestra casa o jardín. Les gusta que se les riegue con menos frecuencia, pero más abundantemente. Así mismo, es importante destacar que las hojas y las flores no toleran el rociado con agua; evítelo. por que es tan importante? Las enfermedades se desarrollan con mayor frecuencia en las hojas mojadas. Lo mejor es regar las rosas desde el fondo.

Si queremos que las plantas florezcan bella y elegantemente durante toda la temporada, no debemos olvidar fertilizar la planta adecuadamente. El mejor fertilizante es, por supuesto, el estiércol. Sin embargo, no el fresco, sino el que se descompone durante un período de al menos seis meses.

También es recomendable que hagamos uso del compost para fertilizar rosas. Puedes fertilizar rosas con estiércol o compost en la primavera; sin embargo, no lo recomendamos por razones estéticas. Es mejor usar fertilizantes naturales en el otoño, mezclándolos con el suelo. Después de aplicar una capa de fertilizante orgánico al suelo, excavamos el suelo hasta una profundidad de aproximadamente 20 cm.

Si decidimos utilizar fertilizantes minerales prefabricados, entonces resulta esencial que compremos los que no contienen cloruro y tienen microelementos. Las preparaciones especializadas de rosas son las más adecuadas. Se recomienda la primera fertilización antes de la poda de primavera. Los fertilizamos desde mediados de marzo, pero si tememos alguna helada, entonces podemos esperar hasta mediados de abril.

Te puede interesar:   Flor nacional de México

¿Hasta cuando fertilizamos? Hasta finales de julio. Si ampliamos el período de fertilización, se traducirá en una temporada de crecimiento más larga, lo que a su vez expondrá las rosas a las heladas durante el siguiente invierno.

Enfermedades y plagas de las rosas

Idealmente, debemos de seguir el crecimiento de las rosas durante el desarrollo de brotes e inflorescencias. Es mucho más saludable (y más agradable para la planta) prevenir enfermedades y plagas que combatirlas más tarde, una vez que han aparecido.

Tan pronto como notemos los síntomas de una plaga, es preferible usar insecticidas o fungicidas y rociar las plantas. Los piojos u otros parásitos suelen aparecer en las rosas.

Si notas una película delgada en las hojas, como una telaraña, probablemente se encuentre infectada, y debemos de iniciar con el tratamiento lo antes posible. Por otra parte, hojas con manchas de color marrón rojizo señalan la aparición de óxido. Si tienes alguna duda sobre la situación, no dudes en consultar a un especialista en la materia

Compartir en tus redes sociales

José Delgado

Biólogo con 15 años de experiencia en temas ecológicos y ambientales. Me encanta viajar y conocer el mundo. Defiendo el derecho de todas las personas a tener un planeta limpio y sostenible. Para cualquier consulta y contacto estoy a tu servicio para lo que te pueda ayudar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *