Flor nacional de España

Flor nacional de España

El clavel, considerada como la flor nacional de España y en especial el rojo, así como otras plantas con flor de la misma familia son especialmente significativos para la gente de este país.

Los claveles son plantas bisexuales, que usualmente florecen a mediados de año; aunque su proceso de floración suele continuar hasta 6 u 8 semanas después. El clavel rojo, en específico, es altamente cultivado en las regiones de Andalucía y Aragón, en la parte sur de la Península Ibérica.

El clavel, la flor de España, comúnmente se utiliza como elemento decorativo, viéndose comúnmente en casas blancas tradicionales, balcones, terrazas y ventanas de pueblos y ciudades.

Además, tradicionalmente, se solía enviar un clavel blanco o un ramillete a la persona enferma, simbolizando, así, la salud y pronta recuperación.

Así mismo, se suele utilizar como adorno, por parte de los bailarines de flamenco. Y no sólo cuenta con estos usos, sino que también se emplea en corridas de toros, desfiles y celebraciones de carácter religioso. Es, debido a esta popularidad y uso extendido que, como hemos mencionado, el clavel es conocido como la flor nacional de España.

Características de la flor nacional de España

La familia de los claveles recibe el nombre de: Caryophyllaceae; la cual incluye angiospermas, que se encuentran diseminadas en todos los continentes, excepto en las regiones circumpolares.

Cabe mencionar que la mayoría de estas plantas crecen naturalmente en climas templados en el hemisferio norte, y su mayor diversidad se encuentra en el suroeste de Asia y las áreas mediterráneas. La familia del clavo incluye alrededor de 2200 a 3000 especies.

El género clavel incluye alrededor de 300 especies que crecen naturalmente en el norte de África y Eurasia.

Las especies y variedades de claveles se plantan muy a menudo en jardines, tanto en elementos individuales como en macizos de flores.

Los tallos de la flor nacional de España pueden ser simples y ramificados, erectos o ascendentes. Sus hojas son opuestas y en la base están unidas por una vaina foliar. Las hojas inferiores son pecíolos, mientras que las superiores son sésiles. Vale la pena recordar que siempre son lisos o con forma de huevo y tienen puntas afiladas.

Te puede interesar:   Flor nacional de Austria

Sin duda, el elemento más importante son las flores, que varían según la especie y la variedad. Pueden ser tanto simples como agrupados en los picos apicales. Su color también depende de la variedad, pero recuerda que si el cuidado se realiza bien será más intenso.

Claveles en macetas o en el jardín

Podemos elegir plantar nuestros claveles tanto en maceta como en el jardín. Sin embargo, antes de que comience su cultivo, cuidado y todo lo relacionado con él en nuestro jardín, debemos saber a qué variedades y especies prestar atención.

El clavel no perenne tiene una floración cada dos años, y suele emplearse con frecuencia en macizos de flores y también plantado en parterres.

Otra especie es la perenne, que es el clavel punteado, Dianthus deltoides. Es adecuado para paredes, bordes, macizos de flores y jardines de rocas. También son populares sus variedades “Splendens” con flores de carmín y “Albiflorus” con flores blancas.

Cuidados del clavel

Debemos recordar que los claveles y sus variedades, en su mayor parte, requieren una zona mayormente soleada para poder desarrollarse correctamente. Tales requisitos incluyen el clavel barbudo, que florece más profusamente en tales lugares, pero desafortunadamente más corto que en lugares ligeramente sombreados. Además, los brotes y las hojas de las plantas en lugares soleados tendrán mejor color y conservarán mejor su hábito.

Otro elemento a tener en cuenta es la elección del sustrato. En el caso de los claveles no perennes, de preferencia, el suelo debe ser pesado, calcáreo y no demasiado seco; mientras que el cultivo de claveles perennes debe realizarse en suelos ligeros y arenosos. Por lo tanto, para que el cultivo y el cuidado proceda correctamente, debemos prestar atención a qué especies y variedad tenemos en nuestro jardín.

Propagación del clavo

A la hora de decidirnos por el clavel, debemos recordar que estas plantas se propagan tanto sembrando semillas como dividiendo las plantas. El método de reproducción depende solo de nuestras preferencias. Sin embargo, si queremos que las plantas se desarrollen bien, es importante cuidarlas.

Necesitamos saber que los claveles requieren una fertilización moderada, para lo cual podemos utilizar compost, estiércol o fertilizantes húmicos. Sin embargo, debemos recordar no utilizar fertilizantes en los que haya una gran cantidad de nitrógeno, ya que esto puede dañar nuestras plantas.

Te puede interesar:   Cómo se llama la flor nacional de Francia

A la hora de regar, conviene ser moderado, ya que los claveles responden mejor a las sequías temporales que a la humedad excesiva, especialmente cuando se trata de claveles perennes.

Enfermedades del clavel

Las enfermedades más comunes en los claveles de jardín, especialmente en los claveles barbudos, son la roya del clavel y la mancha del borde.

Roya del clavel: inicialmente aparecen manchas amarillentas en las hojas y los tallos, y un poco más tarde aparecen papilas alargadas en las manchas de las manchas. Cuando la corteza se rompe, se pueden ver esporas marrones del hongo. Cuando hace sol, el polvo marrón se derrama de estos lugares. Cuando se cultivan clavos barbudos en una mezcla de colores, se ha observado que las variedades rojas son un poco menos susceptibles a la infestación por roya.

La enfermedad se controla en cuanto se notan los primeros síntomas, utilizando preparados químicos recomendados para el control de la oxidación. A estas preparaciones, se debe agregar un promotor de adherencia; puede ser una preparación comercial, detergente o jabón gris.

Mancha del borde del clavel: aparecen manchas de color gris amarillento rodeadas por un borde rojo-púrpura en las hojas, los tallos y los brotes. Más tarde, aparece una capa de color negro verdoso en las manchas. Las plantas más severamente infectadas se secan.

Los preparados utilizados para combatir la roya del clavel combatirán la enfermedad. Una enfermedad menos común de los claveles de jardín es el moho gris. En este caso, los capullos y las flores se vuelven grises y mueren. La enfermedad es causada por un hongo. Si es necesario, se combate con preparaciones que eliminen las enfermedades fúngicas.

Compartir en tus redes sociales

José Delgado

Biólogo con 15 años de experiencia en temas ecológicos y ambientales. Me encanta viajar y conocer el mundo. Defiendo el derecho de todas las personas a tener un planeta limpio y sostenible. Para cualquier consulta y contacto estoy a tu servicio para lo que te pueda ayudar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *