Flor nacional de Kazajistán

Flor nacional de Kazajistán

La flor nacional de Kazajistán es el lilium o azucena, siendo un símbolo de hospitalidad y humildad en este país asiático.

En el resto del mundo, el cultivo de azucenas ha experimentado un renacimiento en los últimos años. Su presencia en nuestro jardín no solo lo hará más colorido, sino que también atraerá muchos insectos benéficos, sobre todo, mariposas.

Debido a sus preferencias, los bulbos de azucena se plantan principalmente cerca de los ojos de agua y los estanques. Sin embargo, también hay variedades con una altura de unos 0,5 metros, que pueden encajar perfectamente en cualquier jardín.

Además, algunas azucenas que invernan en el suelo son sumamente resistentes a las heladas, solo algunas variedades requieren cavar o cubrirse para la temporada de invierno.

Los azucenas de jardín se caracterizan por tener flores de color rosa que a menudo están intensamente moteadas. Sin embargo, también las podemos encontrar en tonalidades de blanco, amarillo, rosa y morado. Hay azucenas con una disposición característica de pétalos puntiagudos ovalados, así como azucenas multilobulados, que a primera vista parecen peonías o ciertos tipos de rosas.

Por lo general, las inflorescencias constan desde unas cuantas hasta doce. Sin embargo, la floración, dependiendo de la variedad, suele caer en el período de mayo a agosto.

Cultivo de azucena

¿Cuándo plantar azucenas en el jardín?

Plantar azucenas depende de la especie y variedad específicas con las que estemos tratando. Sin embargo, la mayoría se pueden plantar con éxito a principios de primavera o mediados de otoño; así como en lugares soleados o semi sombreados.

Idealmente, debemos garantizar a la planta un sustrato fértil y permeable; además, les gusta la tierra húmeda, aunque jamás debemos dejar que el agua se estanque. Por otro lado, frecuentemente, las plántulas requieren suelo ácido.

La mayoría de las variedades son resistentes a las heladas. Por lo tanto, plantar azucenas en un clima frío no debería ser un gran problema. Sin embargo, si las variedades individuales que hibernan en el suelo pueden congelarse, debemos desenterrar los bulbos o al menos cubrirlos con un mantillo espeso.

El cuidado después de encontrar la posición perfecta para las plántulas no debería causarnos muchos problemas. Sin embargo, debemos evitar el crecimiento de malas hierbas cerca de la planta de azucena. Por lo tanto, deben eliminarse regularmente de debajo de los esquejes, con ello, evitaremos que crezcan en el mismo sitio, o al menos, que se desarrollen con la misma rapidez.

Además, es importante fertilizar la planta al menos una vez cada 3 meses; con ello, podremos asegurar una floración abundante. La fecha ideal de la fertilización es el período antes de la floración, cuando aparecen las flores y después de que la planta ha florecido. Dicho cuidado asegurará el desarrollo a largo plazo y satisfactorio de nuestra azucena; ya sea que la tengamos en el jardín o en una maceta.

¿Cómo cuidar a una azucena durante el invierno?

Las especies de azucenas que dejamos en el suelo durante el invierno pueden soportar muy bien las temperaturas de 1 o 2 grados. Solo es importante plantarlos de forma que tengan tiempo de echar raíces antes del inicio de las bajas temperaturas; de lo contrario, sí que podrían resentir estas bajas temperaturas e, incluso, morir.

Te puede interesar:   La flor nacional de Filipinas es la flor gardenia cristal

Al desenterrar los bulbos, los debemos guardar en una habitación o lugar lo suficientemente oscurao, ni demasiado cálido (12 o 15 grados) ni demasiado húmedo. Los sótanos o áticos donde no hay demasiada humedad son buenos para este propósito; o incluso, un viejo refrigerador que ya no se utilice.

Enfermedades de la azucena

Mosaico

Esta enfermedad es causada por un grupo de virus que hacen que los pétalos de las flores y las hojas de las plantas se decoloren. Esta situación a veces se denomina variegación. En otros casos, se conoce simplemente como enfermedad del mosaico. La enfermedad puede dañar tanto a la planta como a su desarrollo; sin embargo, raramente termina con su vida.

Enfermedades fisiologicas

Las enfermedades fisiológicas de las plantas surgen como resultado de deficiencias resultantes de la falta de nutrientes adecuados en el suelo y muy poca o demasiada luz solar o una humedad del aire inadecuada. Una de las principales de ellas es la siguiente:

Necrosis de la azucena

Aparecen manchas irregulares en los tallos, hojas y flores de la planta afectada. Las plantas dejan de crecer y sus hojas se deforman y se secan antes de tiempo. La renalosis generalmente aparece antes o después de la floración de las plantas.

La flor nacional de Kazajistán es el lilium o azucena, siendo un símbolo de hospitalidad y humildad en este país asiático.

En el resto del mundo, el cultivo de azucenas ha experimentado un renacimiento en los últimos años. Su presencia en nuestro jardín no solo lo hará más colorido, sino que también atraerá muchos insectos benéficos, sobre todo, mariposas.

Debido a sus preferencias, los bulbos de azucena se plantan principalmente cerca de los ojos de agua y los estanques. Sin embargo, también hay variedades con una altura de unos 0,5 metros, que pueden encajar perfectamente en cualquier jardín.

Además, algunas azucenas que invernan en el suelo son sumamente resistentes a las heladas, solo algunas variedades requieren cavar o cubrirse para la temporada de invierno.

Los azucenas de jardín se caracterizan por tener flores de color rosa que a menudo están intensamente moteadas. Sin embargo, también las podemos encontrar en tonalidades de blanco, amarillo, rosa y morado. Hay azucenas con una disposición característica de pétalos puntiagudos ovalados, así como azucenas multilobulados, que a primera vista parecen peonías o ciertos tipos de rosas.

Por lo general, las inflorescencias constan desde unas cuantas hasta doce. Sin embargo, la floración, dependiendo de la variedad, suele caer en el período de mayo a agosto.

Cultivo de azucena

¿Cuándo plantar azucenas en el jardín?

Plantar azucenas depende de la especie y variedad específicas con las que estemos tratando. Sin embargo, la mayoría se pueden plantar con éxito a principios de primavera o mediados de otoño; así como en lugares soleados o semi sombreados.

Idealmente, debemos garantizar a la planta un sustrato fértil y permeable; además, les gusta la tierra húmeda, aunque jamás debemos dejar que el agua se estanque. Por otro lado, frecuentemente, las plántulas requieren suelo ácido.

Te puede interesar:   Flor nacional de Corea del Sur

La mayoría de las variedades son resistentes a las heladas. Por lo tanto, plantar azucenas en un clima frío no debería ser un gran problema. Sin embargo, si las variedades individuales que hibernan en el suelo pueden congelarse, debemos desenterrar los bulbos o al menos cubrirlos con un mantillo espeso.

El cuidado después de encontrar la posición perfecta para las plántulas no debería causarnos muchos problemas. Sin embargo, debemos evitar el crecimiento de malas hierbas cerca de la planta de azucena. Por lo tanto, deben eliminarse regularmente de debajo de los esquejes, con ello, evitaremos que crezcan en el mismo sitio, o al menos, que se desarrollen con la misma rapidez.

Además, es importante fertilizar la planta al menos una vez cada 3 meses; con ello, podremos asegurar una floración abundante. La fecha ideal de la fertilización es el período antes de la floración, cuando aparecen las flores y después de que la planta ha florecido. Dicho cuidado asegurará el desarrollo a largo plazo y satisfactorio de nuestra azucena; ya sea que la tengamos en el jardín o en una maceta.

¿Cómo cuidar a una azucena durante el invierno?

Las especies de azucenas que dejamos en el suelo durante el invierno pueden soportar muy bien las temperaturas de 1 o 2 grados. Solo es importante plantarlos de forma que tengan tiempo de echar raíces antes del inicio de las bajas temperaturas; de lo contrario, sí que podrían resentir estas bajas temperaturas e, incluso, morir.

Al desenterrar los bulbos, los debemos guardar en una habitación o lugar lo suficientemente oscurao, ni demasiado cálido (12 o 15 grados) ni demasiado húmedo. Los sótanos o áticos donde no hay demasiada humedad son buenos para este propósito; o incluso, un viejo refrigerador que ya no se utilice.

Enfermedades de la azucena

Mosaico

Esta enfermedad es causada por un grupo de virus que hacen que los pétalos de las flores y las hojas de las plantas se decoloren. Esta situación a veces se denomina variegación. En otros casos, se conoce simplemente como enfermedad del mosaico. La enfermedad puede dañar tanto a la planta como a su desarrollo; sin embargo, raramente termina con su vida.

Enfermedades fisiologicas

Las enfermedades fisiológicas de las plantas surgen como resultado de deficiencias resultantes de la falta de nutrientes adecuados en el suelo y muy poca o demasiada luz solar o una humedad del aire inadecuada. Una de las principales de ellas es la siguiente:

Necrosis de la azucena

Aparecen manchas irregulares en los tallos, hojas y flores de la planta afectada. Las plantas dejan de crecer y sus hojas se deforman y se secan antes de tiempo. La renalosis generalmente aparece antes o después de la floración de las plantas.

Compartir en tus redes sociales

José Delgado

Biólogo con 15 años de experiencia en temas ecológicos y ambientales. Me encanta viajar y conocer el mundo. Defiendo el derecho de todas las personas a tener un planeta limpio y sostenible. Para cualquier consulta y contacto estoy a tu servicio para lo que te pueda ayudar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *