La flor nacional de Filipinas es la flor gardenia cristal

flor nacional de filipinas Jasminum sambac

La flor nacional de Filipinas es la Jasminum sambac, mejor conocida como sampaguita. Su importancia es tal en este país asiático, que hoy en día es considerada como un símbolo nacional, junto con la bandera y el escudo.

A día de hoy, es tenida como una de las flores más hermosas de la zona del Pacífico asiático, tanto por su pequeño tamaño, como por su característica fragancia y color blanco.

La sampaguita crece de forma natural en la región montañosa de Pampanga, en la misma filipinas; sitio en el que las personas de campo y niños suelen recolectarlas durante su periodo de floración (que es principalmente la primavera), para después, venderlas en diversos pueblos y ciudades. De hecho, en la capital, Manila, suelen existir grandes mercados de flores en donde podemos encontrar hermosos especímenes de sampaguita; si bien, desgraciadamente, sólo cuentan con un día de vida o poco más, como máximo (lo que, así mismo, ha contribuido a su fama y misterio).

Como mencionamos, se caracteriza por su fragancia, la cual es suave y muchas personas suelen describirla como semejante a la del jazmín. En Filipinas, también se utiliza con frecuencia para decorar tumbas y ofrecerse en las fiestas de los santos. Por otra parte, gracias a su deliciosa fragancia, se fabrican perfumes que cuentan, en su mayoría, con un costo elevado, por lo complicado de la recolección de la flor y elaboración.

Un poco de historia sobre la sampaguita

La flor nacional de Filipinas, por curioso que parezca, tiene sus orígenes en la región del Himalaya, siendo transportada en algún momento del siglo XVII hacia el archipiélago malayo. Tan buena fue su recepción entre los locales, que no tardó mucho en ser poclamada como la flor nacional de Filipinas (considerándose de forma oficial en el año de 1934). Siendo el gobernador general estadounidense, Frank Murphy, el encargado.

Te puede interesar:   Cual es la flor nacional de la India

Características y cuidados de la flor nacional de Filipinas

La flor sampaguita presenta una forma estrellada, con un total de 5 pétalos. La apertura de sus pétalos se realiza por la noche, y como mencionamos anteriormente, dura alrededor de un día, o poco más. Usualmente se desarrolla en manojos a partir de la planta madre, siendo éste un arbusto que puede superar los 4 metros de altura en estado salvaje.

Una particularidad de la flor nacional de Filipinas, es que no produce semillas, por lo que si deseamos reproducirla debemos realizar el método de esquejes.

Si deseas cultivar la sampaguita en tu casa, en una maceta, no tendrás mayor problema (aunque su crecimiento no será tan acelerado). En este recipiente, se deberá colocar, así mismo, una guía para que los tallos y ramas se encaramen.

Y, ya sea que la tengas en maceta, dentro de casa o directamente en el suelo del jardín, nunca debemos olvidar que la exposición al sol es algo esencial para su correcto crecimiento; ya que muchas horas de sombra harán que no florezca correctamente o que no lo haga en absoluto.

Un buen método para darnos cuenta de que no estamos proveyendo de la suficiente luz solar a nuestra sampaguita, es observando el tamaño y color de sus hojas; pues, en exceso de sombra, tienden a tornarse de un color verde intenso, y a crecer un tanto más de lo normal; esto, con el fin de poder captar la mayor cantidad de luz solar disponible.

Por ello, si vas a mantenerla en casa, deberías dejarla junto a una ventana por donde ingrese suficiente luz natural.

Te puede interesar:   Flor nacional de Turquía, el tulipán

Lo mejor es que, si las proveemos de un buen ambiente, nuestras sampaguitas podrán dar flores desde la primavera hasta bien entrado el otoño.

Además, una característica de la flor es que, conforme va envejeciendo, su clásica tonalidad en blanco liso da paso a una más rosácea.

Por otra parte, los riegos siempre deben de ser generosos, aunque evitando que su sustrato se encharque. De preferencia, el suelo donde se encuentra debe encontrarse frecuentemente húmedo, sobre todo si el clima es demasiado caluroso. Idealmente, se regará en la noche o durante el día.

En cuanto al fertilizante, cualquiera equilibrado, puede ser aplicado al iniciar la temporada de floración y, luego, 3 o 4 meses después.

Cuando finaliza la floración, en otoño o invierno, debemos, así mismo, de realizar una poda; con lo que la planta logrará mantener su mejor forma posible. Lo que además ayudará a que la sampaguita florezca mejor y más fácilmente en la siguiente temporada.

En invierno, no suelen soportar bien el frío, por lo que deberíamos de cubrirlas o introducirlas a nuestro hogar.

Compartir en tus redes sociales

José Delgado

Biólogo con 15 años de experiencia en temas ecológicos y ambientales. Me encanta viajar y conocer el mundo. Defiendo el derecho de todas las personas a tener un planeta limpio y sostenible. Para cualquier consulta y contacto estoy a tu servicio para lo que te pueda ayudar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *