La flor del árbol Sakura, símbolo nacional de Japón

flor nacional de japon

La flor nacional de Japón es la denominada como flor de sakura, la cual hace referencia a la flor de cerezo. Se trata de uno de los símbolos más importantes y populares del país nipón. De hecho, simboliza el renacimiento de la primavera, la sencillez, la inocencia, la pureza y lo bello de la naturaleza.

¿Cuáles son las características de la flor nacional de Japón?

La flor de sakura, como hemos mencionado, juega un papel muy importante en Japón. Ha sido un símbolo nacional desde el siglo VIII, razón por la cual los japoneses celebran el Hanami. El festival de los cerezos en flor reúne a los habitantes de la isla alrededor de hermosos árboles en flor. Esto ha llevado a que, en la actualidad, el cerezo japonés (Prunus serrulata) sea considerado como un árbol cada vez más popular en el ámbito de la decoración.

Dependiendo de la variedad, puede alcanzar hasta 10 metros de altura. El árbol crece a partir del tronco principal, desde el cual la copa ramificada forma una forma esférica y uniforme de paraguas.

Por supuesto, la característica más distintiva del cerezo japonés son sus flores. Estas delicadas inflorecencias se agrupan en una docena de piezas en cada flor, y se abren en mayo incluso antes de que aparezcan las hojas. La fruta, lamentablemente, es venenosa para los humanos, aunque muchas especies de aves pueden consumirla sin problema.

Variedades del cerezo japonés

Podemos elegir interesantes variedades de cerezos japoneses. Los principales de ellos son:

Prunus serrulata Amanogawa: Esta variante alcanza hasta 7 metros de altura y se extiende hasta 2 metros de diámetro. El árbol da frutos venenosos.

Te puede interesar:   La flor nacional de Filipinas es la flor gardenia cristal

Prunus serrulata Kanzan: Se trata de una variedad esférica muy popular de cereza japonesa, que alcanza una altura de 10 metros y una extensión muy grande, de hasta 8 metros de diámetro. El árbol se distingue por sus flores carmín y follaje verde. Las frutas no aptas para el consumo crecen en la plántula.

Prunus serrulata Ukon: la corona esférica de esta variedad, comúnmente, alcanza un diámetro de hasta 15 metros con una altura de árbol de hasta 8 metros.

Por supuesto, hay más de variedades de cerezos japoneses. Gracias a esto, puedes elegir la plántula perfecta para tu huerto o jardín. El precio de las plántulas depende no solo de la variedad, sino también de su edad. Y es que el árbol de cerezo de la variedad menos común será más caro que el más común. Así mismo, el precio depende de si la plántula fue injertada o si estamos ante una técnica de poda de bonsái.

Flor de cerezo y cerezo japonés: plantación y cultivo

En el jardín, las plántulas deben plantarse en la primavera, solo después de que hayan pasado las heladas. Las plántulas más pequeñas serán perfectas para el cultivo en macetas. Su ventaja no es solo un precio más asequible, sino también la posibilidad de decorar tu terraza con un cerezo japonés decorativo. Cuando el árbol crece, podemos trasplantarlo al jardín, preparando de antemano la posición y el estado del suelo.

El cerezo japonés necesita de un lugar soleado y protegido del viento. Por lo general, una plántula injertada se clasifica como resistente a las heladas, pero un invierno excepcionalmente duro puede resultar insoportable para un árbol.

Te puede interesar:   Flor nacional de Rusia

Por su parte, el sustrato debe estar bien fertilizado y no expuesto a la salinidad. Los suelos arcillosos-arenosos con un pH neutro funcionarán mejor; otorgándole las condiciones necesarias para su crecimiento.

Cuidados de la flor nacional de Japón

El cerezo japonés no requiere ningún tratamiento complicado de nuestra parte. Aunque podemos podar brotes, cualquier herida debe protegerse ya que el árbol es muy susceptible a las enfermedades fúngicas. El período de fertilización de árboles en el jardín, así como en el cultivo en macetas, comienza en mayo y finaliza en septiembre. Sin embargo, se recomienda fertilizar las solo plántulas jóvenes. Al cultivar cerezo japonés en macetas, vale la pena cuidar su hibernación. Así, en invierno, podemos trasladar la maceta a un lugar fresco y luminoso. También reducimos la intensidad del riego de la plántula. Mientras que, en primavera, cuando pasan las heladas, podemos volver a poner la planta en el balcón o terraza.

Compartir en tus redes sociales

José Delgado

Biólogo con 15 años de experiencia en temas ecológicos y ambientales. Me encanta viajar y conocer el mundo. Defiendo el derecho de todas las personas a tener un planeta limpio y sostenible. Para cualquier consulta y contacto estoy a tu servicio para lo que te pueda ayudar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *